Seguimiento

Cuando la situación de cuidados se alarga en el tiempo, los y las cuidadoras de personas con dependencia corren el riesgo de experimentar situaciones difíciles, tras las cuales presentan una mayor vulnerabilidad a padecer las consecuencias derivadas del cuidado; problemas de salud, sentimientos negativos (miedo, culpa, irritabilidad…) que si no se tienen en cuenta y si no se da importancia a las señales de alarma, pueden desembocar en patologías más severas: trastornos de ansiedad, depresión…

El programa de apoyo psicológico “Seguimiento” permite valorar, tras una situación de crisis, la evolución experimentada por la persona cuidadora.

Está dirigido a aquellas personas cuidadoras de personas con dependencia sobre las que se estima necesaria, una atención más minuciosa que permita conocer la actualidad del caso y prestar una atención más adecuada.